CONTACTO

¿QUIERES PUBLICAR UNA CRÓNICA, ARTÍCULO, NOTICIA INTERESANTE?, ENVIALÁ AQUÍ: lostrotanoches@lostrotanoches.com

domingo, 10 de junio de 2012

Los 101 KM de Ronda de Timoteo Rama



             Hola amigos,

   Ha pasado casi un mes desde que estuvimos en Ronda, y haber pensado y reflexinado en lo que ha sido la prueba para cada uno de nosotros. En particular para mí, ha sido una experiencia que te cuesta explicar a alguien de fuera, no solo por el esfuerzo al que exiges a tu cuerpo, sino también por todos los momentos que pasas a lo largo de tantas horas corriendo y sobre todo andando, de sufrimiento, de darle vueltas a la cabeza, de analizar caras de gente con la que cruzas, etc...

   En fin, el comienzo de esta historia creo que comenzó cuando coincidimos algunos en la maraton de Lisboa, donde en la comida alguien comentó la prueba de los 101 de Ronda, y ahí le dije al amigo Jesús Viciana que contara conmigo, acompañado con una cara mezcla de mosqueo y excepticismo, en ese momento de mi novia, y ahora mi mujer. Posteriormente, hablano con el amigo Fernando Arco , me pregunta "tú te lo has pensado bien" y yo le contesté:"si lo pienso creo que no lo hago".

   En fin, los días fueron pasando, lo mismo que los días de entrenamiento, con pruebas de montaña, hasta que durante las últimas dos semanas comenzaron a llegar emails de compañeros donde cada uno indicaba sus consejos para afrontar la prueba, que la verdad a mí me han servido mucho.

   El día de la prueba, yo llegué  a Ronda a eso de las 6 de la tarde, después de recoger el dorsal y dejar las mochilas, me encuentro con Fernando y señora en la Alameda, y quedamos para cenar, coincidiendo con unos de Granada que van a hacer la prueba en bici. Comida para almacenar hidratos que nos harían falta para el día siguiente. Acabamos de cenar, y quedamos en la puerta del hotel para irnos para la salida.
Cuando a la mañana siguiente suena el reloj, te das cuenta que te has despertado 50 veces, has dado otras tantas vueltas en  la cama, y que piensas, "que coño hago yo aquí" y "joder la de horas que van a pasar antes de poder tirarme otra vez en una cama". Una vez vestido, bajamos a desayunar aunque no me entraba nada, aunque me obligo a comerme el mollete y el café. A continuación, cuando ya estamos todos en la calle, hacemos  las fotos de rigor, y Jesús me aconseja de llevar una pequeña botella de agua, consejo el cual le agradeceré durante toda la carrera.

   La carrera comienza con puntualidad británica, y entre la masa de gente, pronto me veo solo entre mucha gente, aunque tampoco me preocupo porque tengo todo el día y parte de la noche para encontrar a gente conocida. Comienzo a trotar aunque pronto comienzan cuestas que siguiendo los consejos de los veteranos no me cebo y las subo andando. Entre pitos y flautas llegamos al km 15, al km 20, al km 25, etc...y sobre este último veo que me alcanza Jesús junto con otro muchacho, a los cuales me engancho, pero no encuentro el ritmo, descolgándome en algunos momentos aunque llegamos al primer avituallamiento con sandwich y donut incluido. A esa altura, encontramos a Angel, el cual va bastante tocado, indicando que va a avandonar. Seguimos haciendo camino, hasta que nos encontramos con Reyes, con el cual formamos un trio(Jesús, Reyes y un servidor), que haremos la mayoría del trayecto juntos hasta el final.

   Continuamos trotando con vistas a la famosa cuesta de Arriate, aunque yo, veo que no me encuentro bien con el ritmo de mis dos compañeros, y me descuelgo, llendo a mi aire porque me veía que no estaba a gusto, y necesitaba darle un respiro a mi cuerpo. A la larga, me fué genial porque en la subida de Arriate, los alcanzo de nuevo, y es ahí cuando recuerdo que me mira Jesús y me dice que ve que estoy haciendo la carrera con mucha cabeza, y que así seguro que llego. En esta subida, varios corredores se vienen abajo, y una moto de protección civil no da abasto a bajar gente que no se encuentra para seguir.

   Sobre el km 55 Jesús tira para delante, quedándonos Reyes y yo, donde comenzamos a hablar, a contar nuestras cosas, a que a Reyes no dejen de llamarlo al móvil, y el hablando solo y gritando al que le estaba llamando " cojones, que no te puedo coger el teléfono, joder con la gente" ( y yo riendo). Así llegamos al km 60-Setenil, donde nos comemos el sandwich y nos cambiamos de calcetines, y de nuevo a andar....quiero recordar que cuando llegue a estas alturas dije "ya llego" porque me encontraba dentro de lo que cabe, y me vino de gran ayuda el ir con Reyes, que no paraba de contarme cosas, y que no paraba de alegrarme el camino de la forma que decía las cosas.

   Así llegamos al km 80 donde se encuentra el Acuartelamiento, donde coincidimos con Jesús que iba con mala cara.Allí me cambio de camiseta y me curan las ampollas de los pies(aunque más que ampollas en los pies, tenía pies en las ampollas). Cuando yo me senté en esa camilla se me cerraban los ojos, aunque me desperto el podólogo cuando me pinchó con la aguja y ví las estrellas. Luego, nos sentamos a comer la sopa, que ha sido una de las mejores de mi vida, y de pronto vemos que toda la gente se levanta y comienza a aplaudir, yo me levanto y de pronto se nos acerca un militar, que nos dice que se trata del corredor con más años, 77 añazos, y encima nos dice, que como es de un pueblo cercano  Ronda, que como el autobús le costaba 7 euros, que esta mañana se fué andando hasta la salida, ole tus huevos!!!! En el transcurso de la conversación, Reyes ya platica con el militar y acaba lanzando unas salvas en honor a la legión, a España , etc..., pero le indica que no está muy de acuerdo que también se lancen salvas a favor del rey, ahí me doy cuenta que estoy ante un autentico crack, grande Reyes!!!

   A la salida del Acuartelamiento, veo una persona que trotando y cuando pasa a mi lado, me doy cuenta que se trata del señor de 77 años...tomate la p....a!!!! Allí nos cruzamos con corredores que bajan de la Ermita, la última subida importante, y ahí me separo de mis compañeros, porque ya cogí un ritmo y dije hasta el final. Hubo imágenes muy bonitas, todo oscuro, de noche y se veía una serpiente luminosa formada por los frontales de la gente que iba subiendo y bajando. En esta subida me pegué a rueda de un muchacho y hasta arriba, para luego llegar a la cima y comenzar la bajada, donde nos esperaba cafelito con leche calentito.

   Finalmente, cuando ya se distinguía Ronda, fué un cúmulo de sentimientos, sensaciones, nudo de estómago, etc...acordándome de mucha gente, sobre todo de mi Luisa , de mi familia, y de lo feliz que me sentía de conseguir completar este reto que hasta la fecha ha sido el más importante. Acabé esta aventura a las 5:24 de la mañana, consiguiendo completar los 101 en 18h y 24´......
No quiero despedir esta crónica, no sin antes de agradecer los consejos de Jesús y la compañía de Reyes, sin ellos dos no hubiera conseguido acabar. Tengo la sensación que comence la prueba con unos conocidos y la acabé gracias a unos amigos.

   Y como no, gracias Luisa por preocuparte tanto por mí. Sé que lo pasaste muy mal porque pensabas que me podía dar algo, pero gracias a Dios , no fué así, TQM.

                        Timoteo Rama.